A propósito del Día mundial del agua 2021

El día de ayer SS Papa Francisco llamó la atención a las naciones del mundo acerca de la necesidad de garantizar agua como recurso vital para la población humana.

¿Porqué el papa hace este pedido cuando ya la ONU en el año 2010 declaró el agua como recurso público de acceso universal?

Pues, la mirada de los grandes fondos de inversión, los llamados ¨fondos buitres¨, está puesta en el agua como recurso financiero y comercial del futuro. Eso significa que el agua será parte de las ofertas de bolsas de valores y vendida al mejor postor sin importar si con ello muere una parte de la población.

De hecho actualmente 2,000 millones de seres humanos reciben agua contaminada con bacterias humanas.

Según un reportaje de DW, en Francia dos tercios de los agricultores sufren pérdidas debido a la falta de agua y en Australia la cantidad de granjeros/ganaderos que están quebrando es enorme debido al costo del agua. Allá el mercado azul involucra 2,200 millones de dólares al año. Un megalitro (un millón de litros) de agua en estado natural se cotiza en la bolsa alrededor de 500 dólares. Mike Young, economista australiano egresado de la Univ. de Harvard es el creador de los mercados de agua.

La resistencia, como es natural, es enorme y activistas y ambientalistas han logrado éxitos notables en detener la privatización del agua, pero la presa es muy ambicionada por los capitales y la norma es que los gobiernos terminen cediendo ante las presiones de los grandes bancos.

La resolución de la ONU en el año 2010 fue corroborada por 122 países que estuvieron de acuerdo en que el agua es un recurso público, pero 41 se abstuvieron de reconocer eso. Entre estos Australia, Estados Unidos e Inglaterra.

El futuro del agua se cataloga como una mezcla de locura, avaricia e ignorancia. En él los que tengan dinero se bañarán en piscinas mientras los pobres morirán de sed.

La preocupación del papa Francisco no es banal. Maude Barlow, mujer canadiense quien es una de las mayores activistas a favor de los derechos humanos y del agua, en su discurso dentro de la ceremonia del Premio Nobel 2018, indicó: Nuestra meta como humanidad debe ser un agua pública, accesible, asequible y limpia para todos en todo lugar y en todo momento.

La República Dominicana cuenta con más de 4,000 corrientes de agua superficiales que en su mayoría se originan en los sistemas montañosos. La disponibilidad de agua por persona estimada a nivel nacional es de 2,4 m3 por persona al año, eso nos coloca en la categoría de país con problemas de agua en situaciones normales de precipitación y con problemas de tensión hídrica en eventos extremos de sequía.

Mientras los grandes capitales convierten la naturaleza en un gran supermercado, a nosotros nos toca seguir creando conciencia del uso racional del agua y haciendo esfuerzos por mejorar los ecosistemas nacionales.

En el día mundial del agua 2021, pedir una actitud reflexiva respecto a este tema es mandatorio. En eso , al mismo tiempo, acompañamos al papa Francisco y a todos aquellos que luchan por la dignidad humana.

 

Esmeralda de la Hispaniola

Una maravilla fina y delicada que surca el aire de la fronda emitiendo una secuencia sonora que recuerda el chasquido de las chispas que provoca el encuentro de dos diminutos polos eléctricos.
Zumban sus alas al ritmo de 50 vibraciones por segundo. Se detiene suspendido frente a su objetivo: flor y néctar.
El zumbador esmeralda hace honor, con el brillo de sus plumas, al color y a la gema.
Penosamente cada día es más difícil encontrarlo en su hábitat natural por el deterioro del mismo. Aún así, el zumbador se adapta a alturas diferentes y se hace doméstico en muchos casos.
Fiero defendiendo su territorio, delicado en la construcción de su nido e inteligente administrando sus fuentes de sustento, esta diminuta criatura nos muestra que lo pequeño no es signo de debilidad.
Calcula los ritmos al cual las flores reponen su néctar, dividen el espacio de floración y crean un ritmo exacto de visitas en armonía con el conjunto.
El nombre científico del Zumbador Esmeralda es Chlorostibon swainsonii (Esmeralda de la Hispaniola)
Su estatus: Residente reproductor
Distribución: Ave endémica de la Hispaniola.
Promover el cuidado de los bosques que aún quedan en el país y ayudar, reforestando, a aumentar la calidad del hábitat, no solo producirá más agua para el sustento de los seres vivos, también crearemos espacios para que estas manifestaciones de vida puedan subsistir.

 

La luna: Inmortalidad y presencia

juan guzman fotografia

                                                                                                                                         Luna creciente. Fotografía: f/11, 1/160s, ISO 100

Según la luna crece se deja ver más nuestra sombra.

La regla de oro de los sembradores es que:

En luna nueva siembras todo lo que crece hacia abajo,

en luna llena todo lo que crece hacia arriba.

Y no es superstición, es la incidencia del satélite

en la energías de nuestro planeta, las mareas,

el moviento de la savia en las venas de la flora

y de los fluidos de nuestro cuerpo.

La luna llena guarda una relación tradicional

con la expansión, con la alegría,

con la capacidad de acoger y dar.

El budismo ve en la luna quietud,

los de raza amarilla relacionan la luna

con la inmortalidad,

en el continente del kilimanjaro

al verla piensan en la muerte.

En la América originaria asociaban la luna

con El Gran Espiritu.

Quietud, inmortalidad, muerte y presencia,

evoca el compañero de viaje del planeta azul.

Al fotografiar la luna veo como un espejo

que permite meditar sobre el universo,

los ciclos del tiempo y la luz que crece

y decrece así como ocurre con nuestra

propia vida.

24 de febrero, 2021

Santiago, RD

A la inversa

A la inversa

Cuando paso el valle del esplendor

no tiembla mi afán en consumir las horas

en valadies gestos que consumen la esencia

del acto de existir: El tiempo y la posibilidad.

A medida que avanza el día de la vida

se abre la conciencia de aquello

que habiendo estado ya no está.

Entonces se apura el paso

para remediar el descuido.

Pero el regalo del tiempo no se estira,

solo puedo quizás hacer, del remanente,

un existir de calidad.

El camino que se estrecha se anda

con pausa y la soledad que temía,

como perro fiel, ya anda de amiga de mi sombra.

¿Será acaso el tiempo de la melancolía?

Cada cual puede responder a su modo.

Pienso que este momento lo ha vivido

tanta humanidad que doctrinas sobran

para poner en práctica.

¿Trasciende la vida?

¿Que encontraré al final cuando escale

la última cima?

A mis pies se abre una ventana de luz

en el muro sólido y oscuro de la noche,

al otro lado me veo pequeño e inocente.

Parece que comienzo lo que ahora termina,

o quizás comienzo lo que termina después.

¡Qué maestro ideó este rompecabezas!

¿Para qué viaje estamos hechos?

El desafío humano siempre será
encontrar un camino.
A laberintos del alma o a viajes
por los trillos del mundo.
Hasta en los sueños buscamos
salidas, soluciones, escapes.
A veces las salidas más dificiles
de encontrar son aquellas
que nos lleven, a temprana edad,
a descubrir nuestra vocación.

¿Para qué viaje estamos hechos?

¿Para un viaje en planicie que deleita
mirando lejos, o para un viaje de montaña
que exige estar pendiente de cada paso?
Posponer el hecho de escojer camino
es perdida de tiempo, miedo a abandonar
una comodidad inventada a partir
de patrones conformistas.
Si te decides, puede ser que el final de tu viaje
exhiba cicatrices profundas,
no los tatuajes de la modernidad
que se compran y estampan en media hora. No!
Cicatrices visibles e invisibles son las
del caminante, su mapa de ruta,

el GPS del andar de su alma.

Porque en un camino, aún y en los sueños,
se encierran todos los caminos.
Aquellos de paisajes hermosos
y aquellos marcados al borde de barrancos oscuros e interminables.
Al final, la gloria no está en el camino sino en andarlo.
Septiembre 7, 2020

La iguana verde: Hábitat, biodiversidad y pandemia

 

Décadas atrás transitaba con frecuencia la carretera del sur, los destinos y razones eran diversos. Llegábamos a Pueblo Viejo de Azua, donde vivían amigos compañeros de universidad, nos daban ¨bola¨ los choferes en los camiones que cargaban tomates. Era una carretera polvorientas con curvas muy pronunciadas, se debía viajar despacio.
Luego los viajes llegaron hasta Galván, pasando por Tamayo, en la provincia Barahona. Me fascinaba la algarabía de las aves, muchas de ellas extrañas para mi en ese entonces, que sobrevolaban las lagunas naturales que existían dentro de las zonas que visitaba.
Aprendí a amar el sur, árido y salvaje en otros tiempos y hora también. Pero en la memoria llevo una imagen que se repetía en los primeros viajes, iguanas amarradas en troncos de cambrón en oferta de venta a los viandantes.
En principio, siendo del Cibao, no conocía las iguanas más que en libros, luego me resultaba extraño que un reptil fuera objeto de venta. Con los años me involucré en la fotografía de naturaleza, en cooperar con organismos e instituciones dedicadas al medioambiente y he conocido con tristeza cuan grande es el mercado de especies animales y forestales en el mundo.
Recientemente, camino a San Juan de la Maguana, me detuve en una de las paradas de la ruta y este adolescente me ofrecía un ejemplar de Iguana por un precio de quinientos pesos. No me interesaba el animal sino la foto y él me permitió realizarla.

Salud pública y el cuidado de la  biodiversidad
El comercio de especies ilícitas es enorme a nivel global y con la pandemia del coronavirus se está cuestionando como el tráfico de animales salvajes y partes de los mismos impacta en la salud mundial, además de su incidencia en la biodiversidad particular de cada nación.
Mucho de este movimiento y tráfico furtivo lo provoca la vanidad humana, ya que aves, reptiles y otros animales se obtienen como mascotas. Un afán de exhibir lo exótico de ejemplares que en su hábitat son bellos y libres pero ¡yo quiero que sean míos!
El tráfico ilícito no está sujeto a control sanitario por eso es peligroso para la salud. Existen las enfermedades zoonóticas que son aquellas que se transmiten de animales a seres humanos. Virus, bacterias, parásitos y hongos propios de las especies que por lo general son asintomáticas pueden ser de alto peligro para la salud humana. (China ha suspendido la exportación de carne de animales salvajes a partir de la pandemia del Covid)
La iguana verde, procedente de centro américa, la que sostiene el jovencito en sus manos, es una especie introducida a nuestro país y vendida como mascota exótica. La hembra pone unos 80 huevos al año por lo que su reproducción es exponencialmente grande. Algunas personas han liberado ejemplares y estos a su vez están ocupando espacios que obligatoriamente corresponden a otras especies. Más aún, la iguana verde es portadora de la Salmonella, un tipo de bacteria que provoca infecciones y trastornos digestivos y que se transmite por las heces que este animal deposita en piscinas, vehículos y en el ambiente natural que invade luego de su liberación.
En islas Gran Caimán la iguana verde, también introducida como mascota exótica, ha puesto en peligro la desaparición de la endémica iguana azul debido a los gérmenes que emanan sus cadáveres en descomposición. En la República Dominicana se tiene una alerta respecto a esta especie, su venta y control sin resultados conocidos hasta el momento.

El hombre ha fallado en custodiar la tierra
Vivimos en la casa común como una familia humana y en la biodiversidad con las otras criaturas de Dios. Pero el hombre por egoísmo ha fallado en su responsabilidad como custodio y administrador de la tierra. La hemos contaminado y saqueado, poniendo en peligro nuestras vidas. “Hemos pecado contra la tierra, contra nuestro prójimo y, en última instancia, contra el Creador, el Padre bueno que provee a todos y quiere que vivamos juntos en comunión y prosperidad”, señaló el Papa en el 50º del Día Mundial de la Tierra.

Coronavirus, el planeta avisa que la humanidad debe cambiar
En su boletín de Mayo pasado el Programa Mundial para el Medio Ambiente de ONU señaló entre las prioridades post-pandemia: intensificar el trabajo para mapear amenazas zoonóticas y reducir el riesgo de futuras pandemias como la del coronavirus que actualmente enfrenta la humanidad.
Además de una respuesta en diversas áreas, entre las que se encuentran: ayudar a gestionar los desechos del COVID-19 y ofrecer un cambio transformador para la naturaleza y las personas.
En dicho informe la  directora ejecutiva del programa, Inger Andersen afirmó: ¨Con la COVID-19, el planeta nos ha enviado un mensaje de advertencia muy fuerte: la humanidad tiene que reinventar su relación con la naturaleza¨
La invitación está clara e ilustrada, mejorar nuestra relación con la naturaleza, que en nuestro caso como país no se trata de enseñarnos contra un jovencito que vende una iguana a plena luz del día, se trata de re-educarnos en el respeto a la biodiversidad manteniendo las especies y recursos en su hábitat, como es el caso las cotorras y pericos, la flora de nuestros parques nacionales, los caracoles y piedras de nuestras playas, los materiales del lecho de nuestros ríos, los corales, etc.
La biología abarca al planeta en su totalidad. Cada pieza que se mueve de su nicho ecológico crea un desequilibrio. El caso de la iguana verde al igual que muchísimas otras especies traídas y encerradas en jaulas en viviendas dominicanas son resultado de un crimen ambiental.
Como señala el Papa, la humanidad y en particular los cristianos estamos llamados a reconstruir nuestro vínculo con la naturaleza o exponernos a que ésta, descontrolada, ponga en peligro la misma existencia humana, la muestra está en la experiencia de sanidad dolorosa y triste que estamos viviendo.
Juan Guzmán, Santiago, agosto 2020