Mamerto y Vinicio. Memorias

¨Para conocer a alguien de verdad, no hay que curiosear sobre sus pensamientos, sino sobre lo que ama.¨(San Agustín)

Fabio Mamerto Rivas Santos y Vinico Disla.

Naturaleza, cultura, arte y testimonio de la verdad.

Discurría la última mitad de la década de los años ochenta y transitaba, acompañando a Mons. Vinicio Disla, la carretera del sur. Camino de distancias y montañas que de pronto recordaban los desiertos del evangelio.

A poco rato nos abría la puerta de su casa, Mons. Mamerto Rivas, primer obispo de Barahona.

La tarde fue corta para visitar barrios, congregaciones religiosas, obreros y amigos. El pastor nos mostraba con sencillez y alegría su gente, el espacio que desde 1976 compartía con esa porción del pueblo de Dios. Su oasis de fecundidad pastoral en medio de un clima abrazador.

La noche nos regaló un espacio fresco para compartir con Mons. Rivas, con Mamerto. En el patio, en la ramas bajas de un árbol perchada, una cotorra repetía palabras y frases cortas a la que él contestaba. Un diálogo bello y simple, lleno de confianza entre el ave y el pastor. Una síntesis breve de su armoniosa relación con la naturaleza.

Además, preparada como para recibir convidados, también había allí una mesa de jugar domino. Me avergüenza decir que habiendo nacido en una familia ducha en este deporte de mesa, no pude ganarle una sola partida a Mons. Rivas.

Parece que Mamerto se dio cuenta de mi estado «apaleado» y nos invitó a una terrasita interior donde yo había visto al inició de la tarde un piano clásico. Este Obispo, nacido en Cabirmota, La Vega, tocó con exquisitez para nosotros unas hermosas partituras clásicas.

Aquel fue el primer encuentro de muchos que tuve con Mons. Mamerto Rivas, además de ser un seguidor de su vida pública y sus opiniones sobre temas nacionales.

En todo tiempo un pastor que habló en el mismo lenguaje de su rebaño, lenguaje llano y sincero, verdades cargadas de la contundencia de la sencillez.

A partir del año 2000 Mamerto Rivas dirigió la Pastoral de Ecología y Medio Ambiente de la Conferencia del Episcopado Dominicano. No me extraño esa asignación más, en la postrimerías de su oficio pastoral público, ya lo veía hablar con las cotorras muchos años atrás.

Fabio Mamerto Rivas partió a la casa del padre el 11 de Agosto del 2018 y Vinicio Disla el 1ro. de abril de este año 2020.

Eternamente agradecido!