luna menguante

 

Luna de Mayo 15 (2:51 a.m.)
Decrece a los ojos de la madrugada esta compañera de viaje de todas las generaciones.

¨Y una gran señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza¨ Apocalipsis 12:1

“La Luna crece y decrece, desaparece, su vida está sujeta a la ley universal del devenir, del nacimiento y de la muerte” Mircea Eliade

“Siempre debemos sembrar mientras la Luna crece, y cortar o recolectar cuando decrece” Paladio

¨Nunca más se pondrá tu sol, ni menguará tu luna, porque tendrás al SEÑOR por luz eterna¨ Isaias 60: 19-20

nubes

 

El cielo de esta tarde,
como un teatro,
se presentó en capas, en planos.
Puertas se abrían, puertas se cerraban.
El azul intenso era el lienzo
mientras los algodones blancos,
inmóviles, inalcanzables al viento,
eran marco de quietud y paz.
Debajo los copos invadidos
por la luz crepuscular
agregaban el contraste;
como niños de dorada
cabellera de rizos
correteando en la sabana.
La tarde fue cerrando
sus cortinajes
y al borde del ocaso
dos oquedades,
cual pupilas de pantera al acecho,
dejaban filtrar luz y misterio.

crepusculo

 

juan guzman d

Este hermoso árbol expone al sol su follaje que remata al sol en racimos de flores moradas, pequeños brazos pigmentados de lavanda que bailan con la brasa de la mañana.
El Arbol Reina de Las Flores, es conocido también como Rosa de la India, Flor de la Reina y embrujo de La India, pero su nombre científico es Lagerstroemia speciosa (Lythraceae).
Su origen es asiático y se ha extendido como muchas otras especies naturales a las zonas tropicales del mundo.
El planeta en su constante giro no sólo lleva y trae polvo del Sahara y virus que escapan como resultado de la degradación de los hábitats de las especies que naturalmente lo incuban y que se acercan a zonas habitadas por necesidad , sino también sonidos, música, espiritualidad y colores que hacen de nuestro mundo un universo local en el que todo se comparte : desde el dolor hasta la impresionante belleza.
Mayo 10, 2020

juan guzman derechos reservados
Juega con los cocoteros
y las flores cercanas,
como una niña en su escaparate
se quita y se pone las prendas.
Su cara ancha mira el mundo
mientras la brisa
mueve los sedosos refajos
nocturnos de la tierra.
Mientras,
unos y otros,
miramos el reloj del tiempo
al acecho, a la espera,
espabilados.
Pretendiendo inútilmente
encontrar un tiempo
parecido en las historias
ancestrales.
Pero no!
Ni centenario, ni guerra,
ni dictadura provocó
tanto miedo
como esto invisible
y extraordinariamente
publicitado.
Por suerte llega luz
conocida y reflejada
desde esta moneda
redonda y rubia
que ha invadido la noche.
Noche de mayo.