Máscaras.
La humanidad está siendo empujada lentamente a la honestidad.
Hoy, por conciencia o imposición, todos vestimos máscaras visibles.
Ojalá y después de esta experiencia imponente y desgarradora podamos desvestirnos de estas visibles y de aquellas máscaras invisibles, que son las peores y que muchas veces llevamos puestas en la cotidianidad.
Ese día, desnudos, simples, mostrando nuestro verdadero rostro humano, comenzaremos a sanar,
a renacer de nuevo.
Ojalá!

Comments (1)

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *