A propósito del Día mundial del agua 2021

El día de ayer SS Papa Francisco llamó la atención a las naciones del mundo acerca de la necesidad de garantizar agua como recurso vital para la población humana.

¿Porqué el papa hace este pedido cuando ya la ONU en el año 2010 declaró el agua como recurso público de acceso universal?

Pues, la mirada de los grandes fondos de inversión, los llamados ¨fondos buitres¨, está puesta en el agua como recurso financiero y comercial del futuro. Eso significa que el agua será parte de las ofertas de bolsas de valores y vendida al mejor postor sin importar si con ello muere una parte de la población.

De hecho actualmente 2,000 millones de seres humanos reciben agua contaminada con bacterias humanas.

Según un reportaje de DW, en Francia dos tercios de los agricultores sufren pérdidas debido a la falta de agua y en Australia la cantidad de granjeros/ganaderos que están quebrando es enorme debido al costo del agua. Allá el mercado azul involucra 2,200 millones de dólares al año. Un megalitro (un millón de litros) de agua en estado natural se cotiza en la bolsa alrededor de 500 dólares. Mike Young, economista australiano egresado de la Univ. de Harvard es el creador de los mercados de agua.

La resistencia, como es natural, es enorme y activistas y ambientalistas han logrado éxitos notables en detener la privatización del agua, pero la presa es muy ambicionada por los capitales y la norma es que los gobiernos terminen cediendo ante las presiones de los grandes bancos.

La resolución de la ONU en el año 2010 fue corroborada por 122 países que estuvieron de acuerdo en que el agua es un recurso público, pero 41 se abstuvieron de reconocer eso. Entre estos Australia, Estados Unidos e Inglaterra.

El futuro del agua se cataloga como una mezcla de locura, avaricia e ignorancia. En él los que tengan dinero se bañarán en piscinas mientras los pobres morirán de sed.

La preocupación del papa Francisco no es banal. Maude Barlow, mujer canadiense quien es una de las mayores activistas a favor de los derechos humanos y del agua, en su discurso dentro de la ceremonia del Premio Nobel 2018, indicó: Nuestra meta como humanidad debe ser un agua pública, accesible, asequible y limpia para todos en todo lugar y en todo momento.

La República Dominicana cuenta con más de 4,000 corrientes de agua superficiales que en su mayoría se originan en los sistemas montañosos. La disponibilidad de agua por persona estimada a nivel nacional es de 2,4 m3 por persona al año, eso nos coloca en la categoría de país con problemas de agua en situaciones normales de precipitación y con problemas de tensión hídrica en eventos extremos de sequía.

Mientras los grandes capitales convierten la naturaleza en un gran supermercado, a nosotros nos toca seguir creando conciencia del uso racional del agua y haciendo esfuerzos por mejorar los ecosistemas nacionales.

En el día mundial del agua 2021, pedir una actitud reflexiva respecto a este tema es mandatorio. En eso , al mismo tiempo, acompañamos al papa Francisco y a todos aquellos que luchan por la dignidad humana.