Las flores, a diferencia de los humanos y los animales, deben adaptarse a las condiciones que les imponga la naturaleza dada su inmovilidad.
El sol emite radiaciones que hacen posible la vida en la tierra, pero estas pueden ser perniciosas cuando se reciben con intensidad.
La luz visible está compuesta de colores violeta, azul, verde, amarillo, naranja y rojo. Longitudes de onda de 400 a 700 nm (nm: nanómetro es la unidad de longitud que equivale a una mil millonésima parte de un metro)
Cada organismo absorbe el color de luz del espectro que tiene y refleja lo demás. (Ej.: el blanco lo refleja todo y el negro lo observe todo), algunas plantas con flores azules o violetas reciben las ondas azul-violeta o UV-B del expectro luminoso.
La radiación UV-B comprende las longitudes de onda entre 280 y 320 nm. La radiación UV-C comprende desde 200 hasta 280 nm, y la UV-A desde los 330 hasta 400 nm. Para reducir está última ponemos filtros enroscados al frente de las lentes fotográficas ya que es poco absorvida en la atmósfera y llega a nosotros en mayor cantidad.
La radiación ultravioleta B ejerce un impacto considerable en las plantas y llega, en muchas especies, a modificar su forma.
Cuando veas una flor violeta a plena luz del día, contémplala como un ente de condiciones aún más efímeras que las flores de otros colores. Su vida puede ser muy corta al mismo tiempo que muy hermosa.

No related posts.

Related posts brought to you by Yet Another Related Posts Plugin.

Leave a Reply

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>