juan guzman fotografia
Ayer subí a Arroyo del Toro en la Cordillera Septentrional. Altas botas de goma, abrigos, sombrillas y gorras de diversos tonos visten los habitantes de la comunidad.
Llovió toda la tarde. A las 5:00 ya no se veían los colores a más de 20 metros. El todo montañoso se confundía en una niebla espesa y blanca.
Juan Guzman
Las aguas que caen en esa montaña derivan de manera subterránea hacia la cuenca del Río Yásica que desemboca en el Atlántico, una parte; y las colinas del sur destinan sus aguas a la llanura del Cibao.
La gente, impedida de realizar sus labores cotidianas, se recogió en sus casas. Mientras, se adivina en las cortas distancias el olor a café para menguar ¨la frialdad¨.
Juan Guzmán
La acogida también fue calurosa, las conversaciones a voz alta, se derivan hacia temas como los paneles solares que exhiben con orgullo ya que ahora tienen ¨la luz en la casa¨, la cantidad de leche que se perdió ese día por la dificultad de algunos para ordeñar su vaquita. Esa leche la venden a la fábrica de lácteos de ¨El Toro¨, una modesta fábrica de queso ubicada en el camino que sale al Caimito; y otros temas comunitarios.

En El Toro no se habla de elecciones, ni delincuencia, para ellos es más importante continuar con las gestiones, vervenas y otras diligencias con el fin de comprar un vehículo que transporte a sus estudiantes a Tamboril y, mientras adquieren calidad educativa de mejor nivel, detienen la emigración temprana.
En El Toro se trabaja, se sueña y se ¨deja pasar la lluvia¨, ellos saben que no hay otra manera de enfrentarse a Noviembre, el llamado ¨mes de la reforestación¨, actividad a la que dedican, dirigidos por dos mujeres, dieciséis hombres de la comunidad cuyo jornales paga un organismo estatal.
El Toro se está transformando, tupidas manchas de bosque han crecido donde antes solo había roca viva, algunas familias de la comunidad viven en casas que han recibido de donantes privados. Donaciones internacionales dotaron a la comunidad de una Clínica Rural y una ONG envía un médico semanalmente a consultas, mientras la comunidad ofrece el personal de apoyo.
juan guzman
Por eso y muchas otras razones la gente no quiere emigrar de El Toro, por el contrario, a orillas de los caminos se ven nuevas viviendas de personas que han escogido la comunidad como sitio de ocio.
Una preocupación de ellos es la pertenencia geográfica ya que su vínculo natural es con la vertiente sur de la Montaña: Canca, Tamboril y Santiago, mientras que su pertenencia política es a la provincia de Puerto Plata.
foto Juan Guzman Republica Dominicana
Los hombre y las mujeres de El Toro guardan, ante el extraño, el mutismo característico del campesino dominicano, pero cuando le conocen abren el corazón.

Related posts:

  1. Moca, la ciudad del viaducto Un pueblo puede vivir de recuerdos pero siempre se impone...
  2. Imágenes de la Mocanidad. Una colectiva histórica. Con motivo del 155 aniversario del primer levantamiento armado en...

Related posts brought to you by Yet Another Related Posts Plugin.

Leave a Reply

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>